3 estrategias de marketing turístico

Las guías de viaje en papel y los planos plegables de las ciudades han pasado a mejor vida. Uno de estos, hoy en día, es prácticamente un objeto vintage. En la era digital, los usuarios disponen de un sin fin de posibilidades al alcance de su mano en cuanto a oferta turística se refiere. Tan al alcance de su mano, que tan solo tienen que buscar en su móvil en pocos segundos los vuelos y hoteles disponibles para su próximo destino. Hoy, el turista investiga el Internet, consulta las RRSS y busca respuestas inmediatas sobre aquello que le interesa. Ahí es donde entra el juego el marketing turístico.

Los inicios de la publicidad turística: el cartel turístico.

A principios del siglo XX muchas ciudades empezaron a gestionar su imagen como marca. Fomentando su faceta turística, tanto nacional como internacional, explotaron cuestiones como la naturaleza, monumentos, deporte, fiestas regionales…

En Gran Bretaña, Thomas Cook protagonizó el primer caso de cartel turístico en 1849. Considerado el pionero del viaje turístico y creador de la primera compañía de viajes, el autor utilizó la red de transporte para realizar excursiones de personas interesadas a precios competitivos. Su primera excursión de Leicester a Loughbourgh, en 1841, fue anunciada con un cartel turístico.

Es a partir de entonces cuando el cartel comienza a explotarse como reclamo turístico. Desde carteles muy rudimentarios, la industria fue evolucionando gracias a la cromolitografía, dando lugar a los carteles a color en la década de los setenta. En este momento, los destinos se diversifican en un movimiento conocido como «holiday tours«.

Italia se convirtió en uno de los principales destinos, con San Remo o Remini como lugares favoritos. Protagonistas de la publicidad turística italiana eran los carteles alargados, con textos explicativos y pequeñas imágenes a color. Todos seguían esta misma línea estética, bastante recargados y con demasiada información. Poco a poco, la información fue conceptualizándose, destacando solo el destino con grandes tipografías llamativas colocadas encima de paisajes idílicos. Autores como Hugo D’Alexi destacan con carteles de hoteles (Excelsior de Niza) o empresas de ferrocarril (PLM, Orient Express).

Suiza fue desarollando un cartel turístico en versión moderna. Gracias a su desarrollo económico, comienzan a realizarse concursos estatales, dando lugar a una generación de cartelistas. La producción en este país era intensa, con distintas versiones según el idioma. Estos carteles presentan un gran avance cualitativo gracias a artistas como Emil Cardinaux.  Presentaban un motivo único, con una imagen dominante y poco texto.

España cuenta con una gran y variada riqueza cultural, destacando los carteles de fiestas tradicionales (San Fermines, Semana Santa, ferias..) que funcionan como reclamo turístico. Al igual que Gran Bretaña o Italia, también presenta composiciones saturadas con muchos elementos. Sin embargo, gracias a su amplia oferta turística, con los años la producción empieza a institucionalizares, naciendo la Compañía Española de Turismo.

En el periodo de entreguerras, el turismo cobra gran impulso, promocionándose el turismo de interior y el internacional. Estos carteles avanzan hacia las vanguardias artísticas. Durante el franquismo, el turismo se presenta como una industria rentable y un mecanismo de apertura al exterior. El Ministerio de Turismo se encarga de los carteles de esta institución. En esta época, Iberia y Renfe protagonizan multitud de carteles publicitarios, creados por Manuel Prieto.

En la posguerra, se produce un relanzamiento en toda Europa. El turismo recupera relieve tras la Segunda Guerra Mundial, permitiendo un crecimiento gracias a la sociedad de consumo, el aumento del tiempo de ocio y la mejora de las comunicaciones (avión y coche). Este panorama es reflejado en los carteles turísticos con colores llamativos y animales exóticos. Fuera de Europa, este fomento del turismo se aprecia en los cruceros y compañías aéreas que protagonizan los carteles.

El marketing turístico en la actualidad.

Actualmente, la gestión de esta publicidad se realiza en su mayoría por organismos públicos. No obstante, son muchas las empresas privadas ligadas a su tierra que explotan esta publicidad turística como factor diferencial. Desde hoteles y restaurantes, a pequeñas marcas, apuestan por la gestión del marketing turístico como estrategia para captar clientes y aumentar sus ventas.

Podemos definir el marketing turístico como la promoción realizada por empresas de sectores hoteleros, locales de ocio, restaurantes y agencias de transporte, entre otras, mediante acciones centradas en ofrecer el mejor servicio al turista. 

En los comienzos del turismo y su publicidad, los carteles se limitaban a informar sobre el destino con una fotografía y su correspondiente texto. Esto ya no vale. Vender el vuelo y el alojamiento no es más que el comienzo. Los clientes quieren comprar experiencias, sentimientos, diversión, sueños…  Esta ansia de comerse el mundo ha hecho que el marketing turístico tenga que hacerse con toda sus armas sentimentales para que los usuarios hagan las maletas.

El consumidor actual pasa gran parte de su día en Internet. Se levanta y consulta las noticias en la prensa digital. En el descanso del trabajo, revisa su correo electrónico. Cuando llega a casa después de una dura jornada laboral, desconectar curioseando en las redes sociales se convierten en su hobbie favorito. Esta rutina digital nos brinda a los publicistas un sin fin de posibilidades para hacer llegar tu oferta turística al consumidor.

Prográmatica y retargeting.

Nuestro cliente potencial consultó ayer la oferta hotelera en su próximo destino vacacional. Como suele ocurrir, no se ha decidido en su primera consulta. Hoy, mientras desayuna, está consultando la prensa digital y le aparece un banner con una fotografía del Palacio Romano, uno de los hoteles de Roma que estuvo mirando. Esta fotografía enlaza con la web del hotel y ¡SORPRESA! Tiene un código de descuento de 24 horas. ¿Te contamos un secreto? Terminó reservando su estancia para las próximas vacaciones en Palacio Romano.

Esto ha ocurrido gracias al retargeting. El retargeting es una técnica de marketing que busca impactar con publicidad a usuarios que previamente ya han consultado un producto o servicio. Su eficacia es admirable. Al dirigirse a usuarios ya interesados, llamar la atención es algo seguro, y convencer, bastante fácil.

Puedes leer más sobre retargeting en el artículo que dedicamos a esta técnica de marketing.

Email Marketing.

¿Recuerdas ese descanso a media mañana y la consulta del correo electrónico? Es el momento de impactar de nuevo a nuestro cliente potencial con una acción de Email Marketing. Vamos a ello.

Nueva notificación de correo: 5 excursiones que no puedes perderte en Nueva York. Estamos prácticamente seguros de que nuestro usuario va a abrir este email. Nada mejor que volver a soñar con las próximas vacaciones para amenizar el día de trabajo. ‘Reserva ahora y obtén un 10% de descuento’. Nuestro cliente no ha podido resistirse.

Social Ads: la publicidad en redes sociales.

Nuestro próximo cliente (sí, seguro que va a contratar, ya lo verás) acaba de llegar a casa. Recuerda, es el momento de volver a impactarlo.

9 de cada 10 personas usan las redes sociales y pasan casi dos horas al día en las redes sociales, por lo que estas se convierten en un medio fantástico para llegar a ellos. Caben pocas dudas para pensar que nuestro cliente tiene una cuenta social y está tirado en el sofá después de cenar con su móvil. Mientras consulta las novedades de los usuarios que sigue, en la pantalla de su smartphone aparece una publicación promocionada. Una fotografía de la terraza de un restaurante con vistas al Coliseo. ¿Irresistible verdad? El viaje a Roma cada vez parece más de ensueño.

https://www.instagram.com/brandmediaes/https://twitter.com/BrandMediaEs

 

 

 

 

¿Quieres generar ventas? ¿Quieres conseguir nuevos clientes potenciales? Una campaña en redes sociales debe ir acompañada de una estrategia específica para obtener los resultados deseados. De lo contrario, invertiremos un presupuesto sin obtener beneficios, y por tanto, sin retorno de la inversión. Determinar el formato del anuncio y el tipo de creatividad que mejor funciona para cada campaña no es tarea fácil. Es tarea de un Social Media profesional.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.